¡Encantada de recibirte aquí!

Así me encuentras hoy, repartida entre momentos más formales o académicos, donde disfruto de compartir conocimientos y generar espacios para el crecimiento interior, y momentos donde integro el Mindfulness en mi vida cotidiana, jugando y riendo con mis hijos o alumnos, mezclado con momentos de quietud, concentración, introspección...

Siempre he sido una buscadora. Desde chica me hacía preguntas filosóficas, tratando de entender quién soy, cuál es el sentido de la vida y por qué pasan las cosas que pasan… Y siempre hubo algo que me impulsaba a seguir, que me hacía confiar y ponerme de pie nuevamente cuando caía, algo en mi interior que me guiaba y sostenía. Al principio era sólo un instinto, pero con el tiempo todo se fue clarificando, y mi vida cobró un nuevo sentido. 

Una de las √°reas donde puedo decir que el Mindfulness m√°s me ayud√≥ fue con respecto a mi padre. Me toc√≥ en esta vida un pap√° ultra exigente y agresivo, y una infancia dif√≠cil, llena de momentos intensos que¬†nadie sab√≠a que viv√≠amos puertas adentro. Tratar de entenderlo y lograr alg√ļn tipo de acuerdo con √©l me llev√≥ a adentrarme en las profundidades de la locura de la cual es posible la mente humana. Hoy puedo decir que conozco los laberintos m√°s oscuros y rebuscados, y la confusi√≥n mental que es posible, porque estuve all√≠. Con algo de terapia pude sobrevivir, pero lo que realmente me ayud√≥ a salir del laberinto fue el Mindfulness. Entend√≠ los mecanismos de la mente y encontr√© la paz que es posible m√°s all√° de lo que nos toca vivir; conoc√≠¬†la aceptaci√≥n radical, aprend√≠ a poner l√≠mites para cuidarme sin desconectarme de la compasi√≥n, a soltar la ilusi√≥n de lo que tendr√≠a que haber sido y nunca ser√°, y a perdonar. Entend√≠ que pod√≠a ser yo la que cortaba con generaciones de maltrato y trauma en mi familia, y que pod√≠a elegir una nueva forma de educar y amar, de aqu√≠ en adelante.

Al mismo tiempo, me toc√≥ una madre m√°s conectada y cari√Īosa, presente y compa√Īera,¬†aunque con pocos recursos para gestionar sus propias inseguridades y enojos, al punto de transformarse en tierra f√©rtil para una enfermedad como el c√°ncer,¬†un estado desde¬†el cual¬†recibir√≠a los cuidados que anhelaba pero que terminar√≠a¬†finalmente llev√°ndosela de este mundo muy j√≥ven.¬†Puffff, c√≥mo resumir ese √ļltimo a√Īo con ella... una de las etapas de mayor aprendizaje en mi vida. Creo que ella me ense√Ī√≥ principalmente la presencia. Pas√°bamos horas pintando juntas en total presencia y conexi√≥n, y fui testigo de c√≥mo sus comportamientos se volv√≠an cada vez m√°s simples y coherentes, renunciando a formalismos o a sonreir "para quedar bien" con alguien que ven√≠a a visitarla. No se distra√≠a de su pintura aunque viniera su propia hermana a visitarla, porque "cuando estaba pintando, estaba pintando". Su sistema estaba en modo ahorro de energ√≠a, haciendo una cosa por vez, y eso hac√≠a que estuviera 100% enfocada.

Mi madre me acerc√≥ m√°s a la coherencia interna, a la atenci√≥n plena, al respeto por los procesos y al poder acompa√Īar a otros sea lo que sea que decidan para su vida, aunque uno desde afuera pudiese ver con claridad d√≥nde estaba la salida. Me permiti√≥ conocer lo que es el amor incondicional, y tambi√©n me llev√≥ a buscar herramientas para sobrellevar todo lo que estaba viviendo desde el lugar de hija, que no era nada f√°cil, y encontrar la paz interior y las respuestas que necesitaba en el Mindfulness, respuestas a preguntas c√≥mo "¬ŅPara qu√© estoy aqu√≠?" o "¬ŅCu√°l es el¬†prop√≥sito¬†de la vida?", que empezaron a tener m√°s¬†sentido¬†luego de vivir estas experiencias...

Comenzando a expandir...

 

Tanto me estaba ayudando el Mindfulness que el paso l√≥gico era ense√Īarlo a mis alumnos adolescentes en los dos colegios donde estaba trabajando como profe de ingl√©s en ese momento. Quer√≠a que ellos tuvieran estas herramientas antes que yo, desde chicos. Hicimos algunas experiencias iniciales y les propuse que quienes quisieran, compartieran sus reflexiones en un cuadernito que pod√≠an entregarme opcionalmente para leer. Y me encontr√© con una sorpresa. Ya no eran "alumnos" con un cierto nivel de ingl√©s que ten√≠an que aprobar ciertos ex√°menes. ¬°Eran personas! Eran adolescentes hablando de sus preocupaciones y angustias, y me estaban contando cosas que nunca le hab√≠an contado a nadie.¬†Ten√≠an un mundo interior tan rico...

80
80

Mientras tanto, en el otro cole no pod√≠a ense√Īar en mis horas de clase, pero me permitieron ir aula por aula para contarles sobre los beneficios del Mindfulness y convocarlos para¬†hacer las sesiones¬†a la salida del cole, con los que quisieran, en un sal√≥n que me prestaban. El d√≠a de las inscripciones estaba la sala de preceptores desbordada. Tuve que hacer 3 grupos de 30 chicos (en diferentes d√≠as), la mayor√≠a de los cuales terminaron el curso completo de 8 semanas, y ven√≠an incluso si al d√≠a siguiente rend√≠an sus ex√°menes internacionales IGCSE (convenciendo a sus madres para que los trajeran todas las semanas, ¬°ahora que soy madre me vuela la cabeza a√ļn m√°s!).¬†Estaban pidiendo a gritos que alguien los escuche,¬†un lugar donde compartir lo que les pasaba y aprender a¬†gestionar los desaf√≠os de su vida.

Un antes y un después

 

Me sorprendi√≥ en ese momento ver la poca apertura de las autoridades a incluir estas pr√°cticas en los colegios donde trabajaba, descart√°ndolo como una p√©rdida de tiempo, o un premio para darles solamente si se portaban bien y terminaban "lo importante". No estaban pudiendo ver el Mindfulness por lo que era para esos ni√Īos: una puerta de entrada a su mundo interior, a la calma que necesitaban, y a las estrategias que necesitar√≠an para surfear las olas de este mundo tan agitado y ca√≥tico donde¬†les hab√≠a tocado¬†nacer.

Este era mi llamado. Y sabiendo que ten√≠a mucho m√°s para ense√Īar que¬†prepositions¬†y¬†phrasal verbs, ese a√Īo decid√≠ dejar de ense√Īar ingl√©s y zambullirme de lleno en el Mindfulness.¬†

El camino no fue fácil, y los primeros cursos que tomé en Argentina no me resonaban. Por un momento me sentí muy desorientada, sola, había perdido el rumbo. Pero algo en mi interior me guió para seguir adelante, para no bajar los brazos, y seguir buscando y aprendiendo. Decidí buscar cursos fuera de Argentina, pidiendo becas y buscándole la vuelta como podía para pagar, y el universo me ayudó. 

Empec√© a compartir lo que iba aprendiendo con ni√Īos y adultos, y luego con profesionales de la salud y la educaci√≥n, en empresas, en colegios, en congresos internacionales...

Termin√© muchos a√Īos m√°s tarde dictando una Formaci√≥n Anual para instructores de Mindfulness, una etapa que marc√≥ un antes y un despu√©s en mi vida porque tuve el honor de acompa√Īar a 5 grupos de 30-40 personas que ven√≠an cada a√Īo a esos encuentros, y ver las inmensas transformaciones en sus vidas. Hemos vivido cosas¬†MUY¬†profundas, ¬°y tambi√©n nos hemos re√≠do mucho!

30
80
80

Me gusta decir que a pesar de todo lo que he aprendido, sigo siendo una eterna alumna. Estoy abierta a seguir creciendo y aprendiendo de cada persona y de cada experiencia que me toca vivir. Mis maestros m√°s grandes y cercanos (¬°y tambi√©n mis conejillos de india!) son mi marido y mis hijos, y hasta el perro me recuerda la presencia todos los d√≠as (aqu√≠ abajo, unas fotos de mis hijos cuando eran peque√Īos y ya practic√°bamos Mindfulness).

En res√ļmen, Mindfulness¬†me ayud√≥ a parar cuando algo no iba bien en mi vida, a re-plantearme las cosas, y a tomar un nuevo rumbo. Las veces que fuese necesario. Me permiti√≥ tener una visi√≥n m√°s clara, me ense√Ī√≥ a saber regularme y gestionar mi mente y emociones, a conectar con la vulnerabilidad y la fuerza que sale de all√≠, y a confiar m√°s en m√≠ misma y en los procesos de la vida. Tambi√©n me ayud√≥ a saber que cuando por un momento me olvido de todo esto, siempre puedo parar, respirar,¬†y volver a empezar :)

Algo nuevo surge

 

Despu√©s de varios a√Īos ense√Īando a grupos presenciales, limitados por la distancia y los horarios, quise buscar una forma de llegar a m√°s personas, sin importar el lugar del mundo donde estuviesen o sus log√≠sticas, y quise tambi√©n darle una nueva vuelta a los contenidos, para incluir todo lo nuevo que hab√≠a aprendido, de las √ļltimas formaciones y actualizaciones que curs√©, y de mis aprendizajes de vida.¬†Estos cursos a los que hoy te invito son el resultado. Contienen sabidur√≠a ancentral y descubrimientos recientes de las neurociencias; conceptos te√≥ricos y ejercicios muy pr√°cticos; lo que aprend√≠ de los expertos y lo que aprend√≠ de mis alumnos.

Por mi propia experiencia de vida y por los cambios que he visto en mis alumnos, puedo decir que el Mindfulness funciona. Me conmueve enterarme, por ejemplo, a trav√©s de un oste√≥pata que su mejor amigo resulta que me conoce, hizo hace muchos a√Īos un curso de Mindfulness conmigo, y luego hizo un cambio radical en su vida y ahora es feliz en EEUU. Me emociona poder ayudar a un amigo de mi hijo que estaba con un ataque de p√°nico, ver que un m√©dico lo revise y le diga que "est√° todo bien", poder reconocer¬†que segu√≠a mal y¬†finalmente ayudarlo a regularse con s√≥lo 2 minutos de Mindfulness. Me divierte estar en un cumplea√Īos de un compa√Īero de mi hijo y en vez de hablar "con los grandes", ponerme a jugar con los ni√Īos, descubrir que estaban burlando a una ni√Īa por ser ‚Äúdiferente‚ÄĚ, y que luego de hacer una peque√Īa intervenci√≥n, terminen todos jugando de forma integrada e inclusiva (el resto de los adultos ni se hab√≠an dado cuenta). Son herramientas simples y muy poderosas, que tienen el potencial de cambiar una situaci√≥n cotidiana en un instante. Y cuando se aprenden estas cosas, no se pueden guardar. Surge dentro de uno la necesidad URGENTE de compartirlo. Por eso sigo apostando a esto, a seguir armando nuevas propuestas que les permita a m√°s y m√°s personas acceder a estas herramientas.

Me inspira leer una y otra vez historias de ex-alumnos que me escriben y me cuentan que no saben c√≥mo hubiesen transitado su divorcio, enfermedad o crisis laboral sin¬†los recursos¬†del Mindfulness.¬†Ellos han aprendido las herramientas, y ahora saben c√≥mo construir su propio bienestar, sin importar el momento de vida que est√©n transitando. Porque la vida no es igual con o sin Mindfulness. Veo las trasformaciones en mis alumnos (aquellos que¬†han ido¬†a fondo), y he visto c√≥mo adquieren m√°s libertad, m√°s pausas en sus vidas, y c√≥mo ahora toman decisiones m√°s conscientes y saludables para su cuerpo, mente y alma. Y quiero que t√ļ tambi√©n tengas una vida de bienestar.

Mi llamado hoy es a compartir esta sabidur√≠a¬†contigo, y que estas herramientas te ayuden a liberarte del sufrimiento como me han ayudado a m√≠ y a tantas personas. Es un llamado a plantar semillas,¬†muchas de las cuales no ver√© crecer¬†personalmente. No s√© si t√ļ, por ejemplo, completar√°s el curso hasta el final¬†o ver√°s s√≥lo el primer video. Pero eso no importa, porque tengo plena confianza¬†de¬†que los frutos se ver√°n en la vida de cada uno cuando sea su momento. Si miras s√≥lo las primeras clases muy por arriba o decides ir a fondo y completar el curso, es una decisi√≥n tuya. Respeto tus tiempos y decisiones 100%, como aprend√≠ a respetar los m√≠os. En mi coraz√≥n, yo s√© que estoy haciendo mi¬†contribuci√≥n al mundo; estoy plantando semillas valiosas que ser√°n aprovechadas por quienes se sientan llamados.¬†¬°Y estoy muy emocionada por esto!

Estos cursos tienen el potencial de ayudarte para que seas la persona que est√°s destinada a ser. He visto que con paciencia, determinaci√≥n y las herramientas adecuadas, es posible. Creo que podemos ser felices m√°s all√° de las circunstancias que nos toque vivir, y que podemos hacer peque√Īas contribuciones en nuestros hogares y en nuestras vidas para construir entre todos una Nueva Tierra. Podemos transformar cada desaf√≠o en una oportunidad de crecimiento interior que nos conduzca a la paz interior, la plenitud y la liberaci√≥n. Esta es la visi√≥n que¬†siempre tuve para m√≠, y que me mantuvo a flote. Y es la visi√≥n que tengo para ti hoy.

¡Y el camino estará lleno de obstáculos! (por ejemplo, el pensamiento típico de creer que "No tengo tiempo"), pero las resistencias pueden ser superadas por algo mucho más fuerte: la convicción interna de que EL BIENESTAR ES POSIBLE, de que mereces ser feliz, y de que todos merecemos tener acceso a las herramientas que nos permitan pasar de estar reactivos a estar más conscientes; de ser hiper-exigentes y agotarnos a ser más amables y pacientes; de estar en piloto automático a estar más presentes y despiertos; de ser víctimas de este mundo a sentirnos totalmente confiados y empoderados. 

Me siento honrada de poder acompa√Īarte a recuperar¬†las riendas de tu felicidad, para que puedas ser¬†el h√©roe o hero√≠na de tu propia historia.¬†Y quiero¬†ofrecerte mi plataforma como un lugar¬†de refugio. Un lugar al que puedes recurrir ahora para aprender Mindfulness, pero tambi√©n un lugar al que puedes volver todas las veces que necesites para serenar la mente y suavizar el coraz√≥n.

Yo voy a estar siempre¬†del otro lado para acompa√Īarte.¬†

Gracias por ser parte de esta historia :) 

Ver mis estudios y certificaciones
Volver a p√°gina de Inicio